• Banners NATGEO ALAMOS 720X90

PRESIDENTE: LOS MUERTOS NO VOTAN

votar.png

 

Por Rafael Lulet

La apertura decretada por el gobierno federal a través de sus semáforos por Covid-19, se ha comenzado a realizar en diferentes Estados a nivel nacional, la Ciudad de México, no es la excepción, donde dicha demarcación ha reportado un número alto en comparación de las demás ciudades estableciéndose en el primer lugar de muertos y de contagios, colocándose con ello en el epicentro de la pandemia en el país.

Los colores definidos por esta semaforización dependen de la capacidad hospitalaria, razón por el cual ante un 65% de ocupación de camas la Jefa de Gobierno de la Ciudad de México decidió abrir la pasada semana en “naranja”, para después proseguir con “Amarrillo” y culminar en “verde”, esto no indica una apertura en su totalidad, sin embargos las críticas no se han dejado esperar en vista a realizarse en lo momentos más peligrosos donde la pandemia se encuentra arrojando contagios por arriba de los 5 mil y decesos oscilando entre 500 a 1000 por día, cifras que no bajan y ante una falta de estrategia para “domar” la enfermedad no se podrá determinar una fecha de control a este problema.

Por otro lado como se comentó el gobierno de la CDMX, determinó como base para las apertura la capacidad hospitalaria, la cual se encontraba todavía hace dos semanas por arriba del 80 por ciento, ahora según a disminuido, sin embargo personas se quejan de  tener o haber tenido familiares contagiados a quienes no les han permitido recibir en los centros de atención Covid, haciendo peregrinaje en cada uno de ellos encontrando la misma situación de la falta de camas, sin explicarse de como es que manejan un porcentaje de apertura cuando en la realidad es otra, finalizando en muchos casos con aliviarse morir en sus casas.

Las votaciones intermedias en la nación se llevarán a cabo el siguiente año motivo por el cual el presidente tiene tanta prisa por la apertura del país para aglomerar gentes en sus eventos y presentaciones tal como lo hizo cuando era candidato, por temor a perder su partido el posicionamiento en la cámara de diputados y con ello el frenar iniciativas suyas, queda claro que no le es suficientes con empezar a salir a los diferentes estados mientras su popularidad va en caída libre, pero esas medidas adoptadas por el líder del ejecutivo han demostrado en diferentes sectores de la población la falta de interés por las vidas de sus soberanos.

México representa ahora el sexto lugar en la pandemia, sin querer gastar en la compra pruebas para detenerla, solo dándole a la ciudadanía una información desgastada de todos lo días de un conteo sin fin por un epidemiólogo que solo se centra al informe diario sin liderar una sustentable solución el cual vaya arrojando resultados convincentes para aminorar la situación de muertes presentadas en estos momentos.

Los muertos no votan, es algo que no le entra a la cabeza a López Obrador, siendo esta la primera razón para abrir cuando la población tiene un alto riesgo de morir por los contagios, al final esos presuntos votantes no podrán presentarse a las urnas si ya son difuntos, y al contrario familiares quienes quedaran vivos tomarían represalias en contra de un gobierno incapaz de proteger a su gente, pero ¿cómo hacer entrar en cordura a un presidente necio sin ganas de escuchar a nadie?, solo con su soberbia, ante esto lo único a decir es: !sálvese quien pueda!.